Welcome to GreenIce! We have detected that you speak English (English). Do you want to see the page in your language? Click here
EXPERTOS EN ILUMINACIÓN LED

Envío gratis a partir de

España
Español

¿Cómo escoger la bombilla led perfecta?

Publicado el : 16/08/2018 12:05:53
Categorías : Primeros pasos

En la búsqueda de la bombilla LED perfecta, hay varios aspectos técnicos en los que un consumidor debe detenerse. Algunos conceptos son totalmente diferentes a los más tradicionales (como el de ‘potencia’, por ejemplo) por lo que merece la pena desarrollarlos y explicarlos con el detalle que merecen, de forma que la elección de una bombilla LED no se deje al azar y cumpla con las expectativas de quien la está seleccionando.

¿De qué partes se compone una bombilla LED?

Sea de la clase que sea (que hay muchas y para cubrir un amplio espectro de necesidades) cualquier bombilla de esta clase comparte una serie de elementos en común, algunos de los cuales tienen una influencia directa en la elección de la mejor:
  1. Casquillo: se requiere especial atención a esta parte concreta, ya que es el mecanismo que fija la bombilla en el correspondiente portalámparas. Se ocupa de que la tensión de la red llegue hasta el interior de la bombilla para que pueda cumplir con su función, es decir, que se encienda. Como se puede ver a continuación, existen multitud de tipos de casquillo, aunque el E27 es el más conocido en la actualidad.
  2. Disipador: aquí se aloja el conocido como driver, un elemento cuya influencia es directa en la disipación del calor que emite la bombilla. Suelen ser de aluminio, o incluso de material cerámico, para que la disipación pueda ser alta. Del mayor o menor grado depende directamente el número de horas útiles de cada bombilla.
  3. Difusor: en la elección de la mejor bombilla LED para cada espacio también depende el ángulo de apertura, y por lo tanto la superficie iluminada con una sola luminaria. El más conocido es el difusor que tiene forma de 'globo'.

¿Cuáles son las bombillas LED más habituales?

En el mercado existen una gran cantidad de bombillas de esta tipología. Cada una de ellas tiene la misión de servir a un uso específico, de ahí que un cierto conocimiento del material existente, en este caso del tipo de casquillo, sea fundamental para el éxito en la elección. A pesar de que el listado es largo, hay algunas tipologías más comunes y con una gran cuota de mercado:
  • Bombillas LED E27conocidas popularmente como "bombillas LED de rosca gorda"son las más habituales e implantadas. A nivel doméstico están a la orden del día, debido sobre todo a que están disponibles en un gran abanico de potencias, formas, diseños y, por supuesto, de ángulos de apertura.
  • Bombillas LED GU10: a pesar de no tener un mote, también son de las más extendidas. Y lo son por una cuestión práctica, ya que se han convertido en las sustitutas perfectas de las bombillas halógenas y los ojos de buey. Generalmente, funcionan a 220Vac, de manera que la sustitución de una vieja bombilla por una de esta clase es más que sencilla.
  • Bombillas LED E14: junto a las dos anteriores completan el listado de las bombillas LED más comunes. De hecho, lo más probable es que sean las indicadas para un usuario que simplemente busca la eficiencia energética y el ahorro de las bombillas de este tipo. A diferencia de las E27, las E14 tienen el casquillo más fino, concretamente de 14mm. El uso doméstico también es el más extendido.

Bombilla LEDBombilla LEDBombilla LED

Pero no son las únicas bombillas LED a las que se puede recurrir. Existen opciones para la sustitución de las conocidas como bombillas de bajo consumo (Bombillas G23/G24) o incluso modelos capaces de trabajar con diferentes tipos de corriente (Bombilla MR16/GU5.3). En caso de duda a la hora de comprar o sustituir una luminaria, puede ser interesante consultar en profundidad qué tipo de casquillo va a ser el más adecuado.  

Elección de la potencia de una bombilla LED

Cuando se decide el tipo de iluminación de una casa o la bombilla más adecuada, no influye únicamente el tipo de casquillo. No se debe perder de vista la estancia donde se quiere colocar la bombilla LED, y la actividad que se desarrollará dentro. Una vez determinado este aspecto y el tipo de bombilla a seleccionar, se tendrán en cuenta otros aspectos relevantes como la potencia o el número de lúmenes requeridos.
La irrupción de la iluminación LED ha permitido, entre otras muchas cosas, dejar de pensar en vatios de potencia. En la actualidad, el número de vatios no determina la cantidad de luz que emite una bombilla, que en el caso de los leds se mide en lúmenes.No obstante, los vatios siguen siendo un dato relevante a la hora de elegir la nueva bombilla, puesto que es necesario conocer la equivalencia entre ambas tecnologías, una especificación que siempre viene contemplada en las características de un modelo LED.
Una vez 'desechado' el concepto de vatios y la entrada en juego de los lúmenes, es imperativo aclarar que estos últimos indican la cantidad de luz que emite una bombilla LED. Pero, ojo, sí a la bombilla ideal le pides más o menos flujo luminoso, tendrás que seleccionarla en función de sus luxes, o ángulo de apertura. ¿Por qué es importante este aspecto? Porque afecta de forma directa a la uniformidad de la luzy también al número de luminarias que debemos utilizar en cada caso.

¿Importa la temperatura de color?

Hablar de color en el mundo de las bombillas parece contradictorio, aunque lo cierto es que los grados kelvin, la unidad de medida que determina la temperatura de una bombilla, también tiene un poder de decisión fundamental en la elección de una luminaria. Esta unidad varía de los 1000 K (tono más rojizo) hasta los 10000 K (tono más azulado). Pese a variaciones en la graduación, lo normal es hablar de blanco frío, natural y blanco cálido.
Una vez más, la estancia donde se coloca la bombilla tendrá una gran influencia en la elección. Por ejemplo, el blanco frío se suele elegir para las cocinas, mientras que en las habitaciones se opta por una luz más cálida en busca de ambientes más acogedores.

Vida estimada y ciclos de encendido

Porque no es lo mismo iluminar un garaje que una cocina, las horas de vida útil de una bombilla LED también son un punto de atención importante durante el proceso de elección. En función del modelo escogido, se puede hablar de 30.000 horas de vida estimada. En cambio, los ciclos de encendido detallan de forma aproximada el número de veces que se puede apagar y encender una bombilla antes de comenzar a fallar.

Share